Prisma Latinoamérica, una intervención oportuna e impostergable

Nacimos para el análisis crítico, la investigación que origina acción, organización y comunicación convergente. Metafóricamente, descompone la luz blanca de lo aparente y la separa en ricos y variados haces de luz; el resultado es una visión multicolor, hermosa, penetrante, inspiradora, útil.

Recurrimos a esta metáfora porque se reconoce esta condición multifacética a la región sobre la que se quiere actuar. Latinoamérica, una de las regiones más ricas en recursos naturales del planeta, es al mismo tiempo la de mayor desigualdad en la distribución del ingreso y fuertemente excluyente de oportunidades para las grandes mayorías.


El origen del atraso latinoamericano se atribuye solamente a herencias culturales, sin embargo, se debe especialmente a la corrupción e impunidad galopantes en los sistemas de gobierno configurados desde la independencia. De hecho, a falta de contrapesos, pequeños grupos cargaron los dados en su estrategia de juego, excluyendo a clases y sectores subordinados más que como espectadores.


Mientras se pretenda actuar con moralinas personales y no se orienten los esfuerzos a una solución sistémica que genere desarrollo humano, gentes calificadas con capacidad de organización e intervención en la vida social, económica y política, no se logrará superar el subdesarrollo, empujando a Latinoamérica a las garras de la economía clandestina y la creciente violencia organizada.


Cambiar un sistema de dominación, centralista, patrimonial, clientelista y corrupto, especialmente arraigado en una cultura local de discriminación de oportunidades y de impunidades, no se puede realizar actuando solo sobre los efectos aparentes. Nunca sin suficiente autonomía puede avanzar la organización en función de estrategias de gestión innovadoras arraigadas en el medio, motivación cívica y condiciones dignas para mantenernos vivos como humanos y trascender de la expectación a la acción.


Cámara de grabación

Cambiar ese sistema requiere una visión y soluciones sistémicas capaces de modificar círculos viciosos generando nuevos círculos virtuosos, que abran senderos y fortalezcan las políticas y autoridades que propician el cambio. Requiere fortalecer la democracia a través de una relación horizontal entre la sociedad civil y el estado, dando pie a un proyecto compartido de futuro. Requiere esfuerzos colectivos, que difundan las prácticas de organización acumulativa, se requiere un Prisma con aristas de debate y convergencia, transformación organizacional derivada de una práctica y pensamiento innovador, convicción y muchas voluntades.


Descubrí más de nosotros en Youtube

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo